Los chinos a menudo fabrican cosas que para el resto de los mortales tienen una utilidad bastante dudosa. El nuevo AK007 de la marca QiGi es un buen ejemplo. Se trata de un teléfono creado especialmente para los cuerpos de policía y preparado para usarse en condiciones extremas, algo que ya se intuye viendo su aspecto.

En cuanto a sus especificaciones, se trata de un terminal con Windows Mobile 6.1, pantalla QVGA de 2,8 pulgadas, cámara de 2 megapíxeles y batería de 200 mAH. El AK007 se comercializará en dos variantes, una con soporte para redes CDMA y otra para redes GSM. De momento no se saben nada de fechas o de precios.

Fuente