No!!! No se trata de otra ridícula lente para tratar de mejorar la lamentable cámara de 2 megapíxeles de tu teléfono. En realidad,lo que ves es el CellScope, que convierte un teléfono móvil normal (en este caso, un muy venerado Nokia N73) en un microscopio. Par países en desarrollo dónde el acceso a la microscopía es limitado esta una herramienta muy útil para el diagnóstico de enfermedades como la tuberculosis y la malaria.

El CellScope trabaja tanto con teléfonos celulares como con Netbooks. Pero su principal fortaleza es que puede transmitir los datos de los pacientes inalámbricamente a centros clínicos, lo que permite que el paciente pueda ser evaluado a distancia y/o sugerir un tratamiento. Desarrollado por Daniel Fletcher, profesor asociado de bioingeniería en la Universidad de California en Berkeley, el dispositivo también podría utilizarse para el seguimiento casero de los pacientes en países subdesarrollados.

También puede ser una herramienta útil y barata para estudiantes de medicina, bioanalisis y otras, que no pueden darse el lujo de comprar un microscopio de grandes prestaciones.

Fuente