La diseñadora china Zheng Daizi ha desarrollado un teléfono móvil conceptual para Nokia que podría ser impulsado por las bebidas azucaradas. Según Zheng, el teléfono puede funcionar con una batería que utiliza enzimas para generar electricidad a partir de hidratos de carbono.

Las baterías de teléfono son caras, consumen recursos valiosos para la producción y también son perjudiciales para el medio ambiente. Por lo tanto Daizi Zheng espera que esta batería sea un sustituto ecológico para las baterías tradicionales.

El funcionamiento de la bio-batería es bastante básico, si prestaste atención en las clases de química. Los carbohidratos o sacáridos son la fuente primaria de almacenamiento y consumo de energía para el cuerpo, y si son capaces de energizar un cuerpo (humano o animal) mucho más pueden energizar un móvil. La bio-batería genera electricidad de un modo ecológico a partir de los azúcares y hace uso de enzimas como catalizadores.

Para encender el teléfono, sólo se necesita una lata de Coca Cola o cualquier otra bebida azucarada. El bio-batería tiene el potencial para funcionar tres o cuatro veces que las baterías de litio convencionales y con una sola carga. Además con el factor añadido de que también es completamente biodegradable.

Ojalá y no solo Nokia, sino todas las demás empresas del ramo tecnológico puedan aplicar este tipo de tecnología en sus dispositivos.

Fuente