Dos jóvenes de Portland dos teléfonos Motorola con Android junto con otros aparatos electrónicos de un almacén cercano. Uno de los teléfonos tenía la aplicación gratuita Lookout, que automáticamente respalda todas las noches todas las fotos tomadas desde el teléfono a un servidor accesible por el usuario. Así, en medio de las pruebas de su botín, los criminales suplieron al dueño legítimo del teléfono con suficientes pistas visuales para que la policía se lanzase a detener a uno de ellos.

La búsqueda otro delincuenta aún continúa. Se cree que el teléfono que delató a los delincuentes es un Motorola Droid.

Vía