La diplomática frase de “háblale a mi mano” ahora tiene un nuevo significado, uno literal. Un grupo de investigadores de KDDI R&D han ideado una nueva manera de autenticar la identidad, sin tener que usar una contraseña. Denominado “sistema de autenticación de giro del brazo” la tecnología analiza un movimiento único que utilices para balancear tu teléfono y así detectar exactamente tu identidad. De acuerdo con los investigadores, la estructura muscular, los patrones de movimiento y la longitud de un brazo se utilizan para identificar correctamente a un usuario con un fracaso de sólo 4 por ciento.

La compañía también espera poder utilizar la tecnología para permitir a los clientes puedan reunir un conjunto de gestos personales que luego podrán utilizar para abrir una serie de aplicaciones y funciones del teléfono. Todavía no han dicho ni una palabra sobre cuando estará disponible en el mercado de forma comercial, pero sin duda una vez los desarrolladores independientes logren dominar esta tecnología, se podrán hacer cosas bastante interesantes con las interfaces dinámicas (por ejemplo las plataformas de juego).

Fuente