Ya lo anunciaron los Mayas. En 2012 llegaría el fin del mundo tal y como lo conocemos, ¿se referirían al fin de los teléfonos “gratis”? El 1 de marzo comenzará a desaparecer la subvención de los teléfonos por parte de las operadoras.

Buenas noticias para las OMV que sin duda verán aumentar el número de portabilidades hacia ellas. Esta noticia hasta el momento solo se ha confirmado en España, pero posiblemente pronto llegue al resto de los mercados. Por ahora, Movistar ha sido la primera valiente en confirmar que a partir del 1 de marzo dejará de subvencionar los terminales adquiridos por los clientes.

El cliente deberá pagar en algunos casos (especialmente si adquiere un Smartphone Premium) una “entrada” inicial por su teléfono y pagar el resto en cuotas financiadas mes a mes. La permanencia en el operador vendrá determinada por el número de cuotas necesarias hasta amortizar el teléfono.

Veamos un ejemplo para entenderlo mejor: el 1 de marzo un cliente acude a una tienda de Movistar en España para iniciar una portabilidad. Escoge modelo y tarifa y el comercial le indicará su precio y plazos. Supongamos un Samsung Galaxy S II que tiene un precio de 499 euros y, según la tarifa elegida, el cliente debe abonar al momento de la compra 129 euros con una permanencia de 24 meses. Los 370 euros restantes ya no se incluirán en el ticket como “bono” o descuento, si no que los deberá abonar el cliente mes a mes. En este caso, 370 euros divididos entre 24 meses, daría un resultado de una cuota mensual de 15 euros, aparte de la cuota o consumo mínimo establecido por la tarifa elegida.

La operadora será la encargada de hacer los trámites con la financiera (en el caso de Movistar, es una financiera de Caixa Bank con quien han establecido acuerdo). Esto plantea un nuevo obstáculo para los posibles clientes deudores, ya que el cliente deberá superar dos scoring: el de la operadora y el de la financiera.

Por el momento se mantendrá el sistema de canje de puntos tradicional y aparecerán los móviles outlet. Al momento de la compra el cliente podrá venderle al operador su móvil antiguo, alcanzando un valor de tasación según su estado, modelo… Si estos teléfonos funcionan perfectamente, se podrán volver a poner en el mercado como outlet o de segunda mano, siendo más baratos para el cliente que uno nuevo.

Hasta ahora Movistar España ha sido la única en confirmar la noticia, pronto le seguirán el resto de operadoras.

Llegó el fin de los teléfonos subvencionados, una noticia que no sorprende a muchos, ya que con el aumento de precio de coste de los smartphones cada vez se hacía más insostenible este modelo ya algo obsoleto.