Los días del robo de teléfonos móviles son casi historia: A una mujer le han arrebatado su bolso, pero tenía el servicio de localización Latitud de Google corriendo en su móvil.

Ella localizó su teléfono (y el ladrón que lo llevaba) en tiempo real, y le dijo a la policía exactamente dónde este se encontraba, y fue arrestado. Caso cerrado.

No todo el mundo tiene su teléfono con este tipo de servicio de ubicación, pero en un mundo Twitteado, no parece estar muy lejos. ¿Podría este tipo de hurto convertirse en obsoleto algún día?.

Fuente