En el mundo ajetreado en el que vivimos no es extraño que un día sin avisar nuestro móvil tenga algún accidente inesperado, incluso la semana pasada mi celular se molesto con una roca y decidió resbalarse de mis manos e ir al suelo a golpearla, algo que por cierto no es recomendado para los teléfonos móviles de quienes nos leen en casa. Pero, ¿qué hacer cuando el accidente es con un enemigo tan peligroso como el agua?

Hoy te traemos unos pequeños consejos en forma de primeros auxilios que puedes implementar a tu fiel compañero de conversaciones inalámbricas para salvar su vida útil y al mismo tiempo proteger tus contactos, imágenes, sonidos u otros datos en general que contengas en él.

1.- Sacarlo del agua enseguida y sin pensar. Claro está no es recomendable esperar a que el agua penetre más y más en el interior de tu móvil, puede que dure tardes algunos segundos, pero lo mejor es sacarlo del agua sin dudar y pensar después.

2.- Proceder a apagar el teléfono y extraer su batería. Esto es algo fundamental para evitar daños graves y la pronta recuperación del paciente. No esperes a que sufra una ciber-epilepsia sabe Dios qué.

3.- Extraer tarjeta SIM y tarjeta de memoria del aparato. En caso de contar con ellas, nunca las dejes puestas en el celular. Estos dos elementos pueden ser para muchos de nosotros algo aun más valioso que el móvil en si, pues el móvil es reemplazable, pero tus contactos, fotos personales y otros datos puede que no lo sean y al asegurar estos por separado nos ahorramos muchos posibles lamentos.

4.- Seca el teléfono. Usando una toalla o algún papel absorbente, tela en caso de no encontrar estos pero quitar la mayor cantidad de agua posible. Algo importante es no usar un secador de pelo, esto es muy arriesgado aunque el secador no este lanzando aire caliente. Algo menos peligroso puede ser dejarlo algunos momentos cerca de algo que emita calor, la parte atrás de tu monitor o televisor por ejemplo, pero no excedernos de tiempo en caso de hacerlo.

5.- No uses el móvil por aproximadamente 24 horas. Si quieres asegurarte de hacer todo lo posible por que a tu móvil no le pase nada grave por el efecto del agua lo mejor será que aguantes las ansias de saber y probar y te resistas al menos 24 horas para mayor seguridad. Nada de pruebas adelantadas.