Desde luego, lo más simple que se puede hacer hoy en día con un móvil son llamadas telefónicas. Quién le iba a decir a Graham Bell que su invento serviría, entre otras cosas, para detectar asma, el nivel de alcohol en sangre, intoxicaciones alimentarias, diabetes o incluso cáncer de pulmón. En la feria nano tech 2009 celebrada en Japón se ha presentado un móvil capaz de llevar a cabo todas estas funciones. Ha sido posible gracias a las investigaciones de la empresa británica Applied Nano Detectors (AND). A través del uso de la nanotecnología, ha sido capaz de crear un sensor especial para dispositivos móviles que analiza gases contenidos en el aliento y obtiene unos sorprendentes resultados.

En la actualidad, AND se encuentra en tratos tanto con la finlandesa Nokia como con compañías japonesas para lograr la fabricación de dispositivos que incorporen su tecnología. Así que todavía desconocemos cuándo aterrizarán en Europa los primero móviles con autochequeo completo o si lo harán antes en el mercado asiático. De momento, lo más parecido que podemos encontrar son aparatos como el iBreath, el alcoholímetro para iPod e iPhone. Parece poca cosa en comparación, pero no olvidemos que puede ahorrarnos un buen disgusto a la hora de subir al coche.